¿Y si nunca encontramos judías mágicas? ¿ Y si solo encontramos... judías?

jueves, 25 de agosto de 2011

Los trenes de luz artificial

No dejo de mirar el tren por si, en algún momento de su vida, decide volver a cruzar esa puerta, vestido de luz, para que no vuelva a  pasar nada y yo olvide todas las heridas.
Se fue tranquilo y en silencio, caminando de esa forma en la que uno sabe que no servirán de nada sus lágrimas o su mala caligrafía intentando expresar el amor en una carta. Da igual, a veces las cosas se van sin más y te das cuenta de que la luz que seguiste creyendo salvarte, no era como la de sol que deslumbra pero da vida, si no que te rodearon en un manto de luminiscencia artificial y ahora, en la oscuridad, te lloran los ojos y se te ha olvidado caminar con dirección.

Quiero volver a mirar su sonrisa arrogante y escupir odio, decirle que gracias a él no quiero que vuelvan a tocarme, que me da pánico. Hacerle ver que por sus caprichos  no sólo soy más reservada, más desconfiada, si no que recuperarme de todo el daño que me provoca su indiferencia injustificada me está costando más de lo que a veces puedo soportar. 
Quiero que baje del tren, se acerque a mi, me mire a los ojos y comprenda que no ha tenido idea nunca de nada, que mi dolor no es lo que él cree, no tiene nada que ver con el amor que pude sentir en algún momento. Que baje, Dios, que baje bañado en su luz que no me sirve, que tenga el valor de intentar mentirme nuevamente. 


5 comentarios:

  1. Kalina esta entrada me ha encantado.
    "luminiscencia artificial"...

    No merece la pena que vuelva con esa luz que no sirve, en realidad algún día se verá al espejo con sus mismos ojos creyéndose Rey y sólo verá el asco que ha dado pasar por el mundo de ese modo, haciendo daño a los que más le han querido.
    A veces las personas no son conscientes del daño que hacen, del gran error que cometen jugando con los demás. Porque ese daño nos cambia y nos da forma, nos transforma en lo que seremos mañana. Y yo cada día soy más desconfiada, torpe, desesperanzada, aislada...
    Esos seres de luz artificial seguirán por ahí dándonos luz, creyéndose reyes y no son más que trenes que nunca encontrarán nada, porque no saben dar nada...

    ResponderEliminar
  2. PÁSATE POR MI BLOG, EN EL TE ESPERA UNA EXTRAÑA SORPRESA.
    UN ABRAZO ENORME.
    http://saulms.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. Debería decirte que todo es pasajero, que así es la vida, que a todos nos pasa varias veces en la vida, que dentro de un tiempo será pasado,que habrá otras historias, otros amores, otras desdichas, otra magia mas grande y hermosa. Y sin embargo te digo: si baja del tren (y si no baja también) cágate en sus muertos, escúpele encima y no mires para atrás siquiera. Porque seguramente le has idealizado, y gracias a ti ha adquirido una dimensión magnífica que no le corresponde. Porque seguramente no será más que un mierda chupaculos,a mil años luz de tu talón.
    Y no te lamentes; gracias a historias como ésta, tienes material para escribir.

    ResponderEliminar
  4. Increíble, chiquilla, escribes... escribes de verdad. Merece mucho la pena y tienes muchísimo talento. Te deseo suerte con esto, deberías intentarlo en serio :)

    ResponderEliminar